Uno de los aspectos importantes en el mantenimiento de un negocio hostelero, ya sea restaurante u hotel, es el de la limpieza de los conductos de extracción de las cocinas. Al no ser visible la suciedad, habitualmente pasa desapercibido y se pasa por alto, con el peligro que ello implica.

Todas las cocinas industriales deben disponer de un sistema y conductos de extracción diseñado para evacuar el humo y los olores. Los humos evacuados llevan un alto grado de grasa que se acumula en los filtros, campana, plénum, conductos y en la caja extractora o ventilador.

Estas grasas son altamente inflamables, siendo la responsable de la mayoría de los incendios producidos en restaurantes y hoteles. Además, los sistemas sucios hacen que un ventilador trabaje forzado, consumiendo más energía de la necesaria y generando malos olores, por una ventilación inadecuada.

Para evitar cualquier tipo de percance se recomienda una serie de acciones de limpieza y mantenimiento en todo el sistema, desde el filtro hasta el final del recorrido.

 

La periodicidad, elemento clave en la limpieza de los sistemas de extracción.

Las periodicidades recomendadas en la limpieza de cada parte del sistema de extracción de humos son los siguientes:

Filtros retenedores de grasa, cada quince días.
Campana extractora y plénum, cada seis meses.
Ventilador incorporado en campana, cada seis meses.
Caja extractora exterior, anualmente.
Conductos de extracción, anualmente.

 

Acción mecánica, robótica y tapas de registro.

A la hora de limpiar los conductos actualmente existen sistemas robotizados que están sustituyendo a los sistemas más tradicionales, pero todos parten de los mismos principios. Por un lado, la acción mecánica de un sistema de cepillado interior de los conductos y el uso de espumas químicas que actúan como desengrasante. La combinación de ambos hace que la limpieza resulte fácil, incluso con las grasas más resistentes.
Igualmente, los mismos componentes químicos se usarán para la limpieza de la campana y la caja, normalmente con un sistema de alta presión.

Los filtros por su parte pueden limpiarse con un sistema de inmersión en soluciones químicas o con modernos sistemas de ultrasonidos que dejan los filtros como si fueran nuevos.

Finalmente cabe recordar que uno de los elementos que más facilitan la limpieza de los conductos son las tapas de registro durante el recorrido del conducto. La normativa CTE DBSI, UNE 100-165-2004 sobre extracción de humos en campanas extractoras de cocina obliga a su instalación. Aun así, muchas instalaciones carecen de estas tapas de registro.
Es altamente recomendable la instalación de éstas en cada tramo de tubo según las especificaciones legales, para poder revisar periódicamente el estado de todo el recorrido, con el objetivo de minimizar el riesgo de incendio.
Además, dichas tapas de registro permiten que a la hora de limpiar los conductos de extracción de humos se pueda acceder fácilmente a todos los rincones del recorrido.

 

Beneficios de la correcta limpieza de los sistemas de extracción de humos.

A modo de resumen estos son los beneficios más importantes de un correcto mantenimiento de un sistema de extracción de humos industrial.

  1. Eliminamos el riesgo de incendio ya que el material inflamable es retirado.
  2. Eliminamos la aparición de insectos ya que una correcta limpieza los hace desaparecer.
  3. Eliminamos los malos olores y humos innecesarios ya que una vez limpio el sistema no pierde rendimiento y trabaja a su mayor caudal.
  4. Aumentamos el rendimiento de la turbina y por lo tanto disminuye los costes de energía y reparación.

 

Para más información no dude en consultarnos.

Puede ver nuestras marcas y soluciones en ventilación y extracción industrial aquí